Franco Moretti: heraldo del futuro

Reseña de Lectura distante (Fondo de Cultura Económica, 2015)

por Gustavo Riva

Cuando surgió el grupo Luthor, allá por 2010, una de nuestras preocupaciones era encontrar criterios y métodos claros, falsables y racionales para analizar objetos culturales. Apuntábamos a suplantar lo que para algunos de nosotros era la práctica dominante en los estudios literarios locales, sustentada principalmente en la capacidad de inspiración, la prosa hermética y la repetición de dogmas. [1] Similares son las preocupaciones que generaron los trabajos de Franco Moretti en los años últimos 25 años.

Moretti, que se especializa en literatura inglesa moderna, hizo sus estudios en Italia y se doctoró en la Universidad de Roma. Desde 1990 se desempeña como profesor de inglés en los Estados Unidos, primero en Columbia y desde el 2000 en Stanford. Lectura distante reúne algunos de sus ensayos publicados entre 1994 y 2009. El libro puede leerse como un resumen de su periplo intelectual durante estos años. En los primeros textos Moretti postula la lectura distante y experimenta con la aplicación de modelos tomados de otras disciplinas (teoría de la evolución, teoría de los sistemas-mundo) para el análisis de la literatura y el cine. En los capítulos más recientes, influenciado por el desarrollo de las Humanidades Digitales, los métodos de análisis cuantitativos ocupan el centro de atención. Los artículos dialogan explícitamente entre sí y están precedidos por pequeñas introducciones del autor escritas en 2013 que evalúan la vigencia de las tesis expuestas en ellos y reponen algunas de las discusiones que ocasionaron. Muchos lectores echarán de menos un prólogo que explicite la unidad de la compilación y ofrezca algo de contexto. El mayor problema a nivel editorial es la reproducción de gráficos en niveles de grises que en la esta edición no se pueden diferenciar, con lo cual puntos o líneas que deberían distinguirse se ven idénticas.

Gráfico original del artículo en inglés. En la traducción todos los puntos se ven del mismo tono negro.

La obra de Moretti se enfrenta contra las dos tradiciones que dominan los estudios literarios en los Estados Unidos: el close reading (lectura cercana o atenta) y el posmodernismo. El autor no se detiene demasiado a discutir con este último y se limita a desestimar como inadmisible el juego metafórico y la falta de criterios falsables. [2] La discusión con el close reading es mucho más fecunda y da lugar al concepto que da título a esta colección de ensayos: distant reading (lectura distante).

El close reading consiste en el análisis detallado de las obras literarias, fruto de la lectura y la relectura cuidadosa. Este método es fructífero a la hora de interpretar un texto particular, pero resulta poco satisfactorio para componer una historia de la literatura o abordar tópicos bastos como la “literatura mundial”. La cantidad de textos impresos en unos pocos años en cualquier parte superan la capacidad de lectura, ni hablar de la lectura atenta, de cualquier ser humano. La respuesta tradicional a esta dificultad ha sido reducir la historia de la literatura a la historia de un canon. Al seleccionar unas pocas obras que merecen la atención especial de los investigadores, se genera un corpus que puede ser analizado en detalle por seres humanos. Moretti objeta, con razón, que la historia de la literatura no está determinada por esas pocas obras geniales (que constituyen menos del 1% de la producción en cualquier momento), sino por la gran cantidad de obra intrascendentes. Además, las obras canónicas no constituyen una serie cerrada, sino que están en diálogo constante con numerosos textos “menores” que pasan inadvertidos para el crítico literario. Frente a esto, Moretti plantea que la única manera de analizar este corpus inmenso es mediante la lectura distante. Es decir, no prestar atención a los detalles, sino delimitar ciertas características que se compararán. A partir de esto es posible conformar un modelo, que será el objeto de análisis del crítico literario.

La lectura distante no requiere, necesariamente, la aplicación de tecnologías informáticas. Sin embargo, el concepto de lectura distante resulta fundamental para el desarrollo de las Humanidades Digitales. Con el uso de herramientas informáticas, bases de datos y data mining, las posibilidades de la lectura distante se multiplican y se llevan a su máxima expresión. Por eso, en los años 2000, Moretti comenzó a trabajar en el Literary Lab de Stanford, una institución dedicada a la aplicación de tecnología informática para el análisis literario.

Moretti no solo aboga por la lectura distante, sino también por el uso de modelos conceptuales típicos de las ciencias para el análisis de la literatura, tales como mapas, gráficos y árboles. La productividad de estos modelos para la historia literaria queda clara en los iluminadores trabajos de Moretti sobre el policial y la evolución de los títulos de las novelas inglesas presentes en Lectura distante. [3] En un artículo más nuevo, que no forma parte de esta compilación, Moretti llega incluso a definir la tarea de las Humanidades Digitales como “operacionalizar”: “construir un puente entre los conceptos y la medición, y entre ésta y el mundo” (Moretti, 2014: 116). Se trata de una noción tomada directamente de la epistemología. Moretti propone hacer propia para las humanidades la metodología de la ciencia. Esto no implica eliminar completamente la tarea hermeneutica tradicional de las humanidades, pero sí limitarla y hacerla convivir con una nueva metodología basada en los modelos y los datos cuantificables.

La apuesta fuerte de Moretti por lo que hoy llamamos Humanidades Digitales, presente en Lectura distante y en muchos de sus artículos de la última década, se ha atenuado en el último tiempo. Tanto en su conferencia en Buenos Aires en el 2015 como en una entrevista de este año en el Los Ángeles Review of Books , Moretti cuestiona la eterna promesa de futuro de la disciplina y señala la falta de grandes resultados. Es cierto que incluso los resultados de las investigaciones Moretti no son revolucionarios y muchas de sus hipótesis fueron postuladas por otros anteriormente sin utilizar métodos cuantitativos. Sin embargo, considero que esto no hace que el trabajo sea irrelevante. La utilización de estos nuevos métodos lleva a concebir las hipótesis y a corroborarlas de otra manera, de forma tal que ilumina el objeto de estudio desde una perspectiva diferente a la hermenéutica tradicional. Aunque tal vez Moretti tenga razón en señalar que los resultados de estos métodos de investigación no son todavía revolucionarios, están en el camino indicado.

Finalmente, me interesa señalar que Moretti se inscribe dentro de la tradición crítica marxista. Publica la mayoría de sus textos en New Left Review (una revista de acceso abierto gratuito) junto a autores como Terry Eagleton, Perry Anderson, Frederic Jameson y Raymond Williams. La influencia teórica más clara en su pensamiento son el Marxismo Occidental y la Escuela de Frankfurt a quienes cita asiduamente. Cierta extraña doxa dentro de los estudios literarios liga la ciencia a la derecha y la opresión; utilizando ampliamente la etiqueta “positivista” como un insulto para calificar cualquier actitud racionalista. Es bueno recordar que, por el contrario, la izquierda, tal como muchos la concebimos, es iluminista y cree en la racionalidad y la ciencia como formas de liberar a la humanidad de la opresión y la desigualdad que gobiernan su historia. El camino de la emancipación no está en el pasado, sino en el futuro. Esta lucha también se da incluso en algo tan pequeño como la historia literaria.

Bibliografía

Moretti, Franco, (2005), Graphs, maps, trees : abstract models for a literary history. Londres: Verso.

======= (2014), “Operacionalizar. O la función de la medición en la teoría literaria”. New Left Review, 84: 115-132.

======= (2015) Lectura distante. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Melissa Dinsman (2016). “The Digital in the Humanities: An Interview with Franco Moretti”. En Los Angeles Review of Books, 2/3/2016. https://lareviewofbooks.org/article...

Notas

[1] Ver la Editorial al número 1 de la revista en donde se desarrollan estos problemas.

[2] Rebatiendo las críticas de Francesca Orsini a su trabajo, Moretti se pregunta si las propuestas de esta crítica “son conceptos… o ensueños” (Moretti, 2013: 137).

[3] “El matadero de la literatura” y “Estilo S.A.: Reflexiones sobre siete mil títulos (novelas británicas, 1740-1850)”